POLYBIUS: El expediente X de los juegos

Polyibius recreativaPolybius supuestamente fue una máquina recreativa arcade allá por el 1981. Situémonos en Portland, Oregón. Una nueva máquina de marcianitos llegaba a las salas de gastar dinero de aquel tiempo; según la compañia Sinnesloschen – distribuidora de ésta – proveían tan sólo unos pocos ejemplares para ver su acaeptación en el mercado gamer (guau)…

Los que han jugado comentan que era un juego con **gráficos vectoriales muy coloristas**, un **sonido sintetizado** nada visto escuchado hasta ese momento y con una trama típica de los juegos tipo puzzle. Los mandos consistian **únicamente en un botón y una palanca**, con la cual movíamos la pantalla en lugar de la nave principal: un tipo de scroll que tambien se contemplaba como un logro en aquel momento. Sin duda el juego, y por ende la máquina, eran todo un logro por su tecnología puntera antes nunca vista… hasta ese momento.


Con Polybius **empezó uno de los episodios más oscuros de la historia de los videojuegos**. Al principio, la máquina tenía la «virtud» de crear una **adicción brutal** a ésta, para luego convertirse en un odio irracional, casi visceral, tanto a la propia máquina como en general **al resto de los videojuegos**. Esto se transformaba en **noches de pesadillas, ataques de pánico y un gran sindrome de abstinencia** al no estar jugando a la misma. Posteriormente y con el tiempo ese odio desaparecía, y se creaba un circulo vicioso del que salir era difícil. La gente olvidaba todo lo que habían pasado para volver a por ella y gastar sus monedas, para de nuevo volver a caer en esa espiral de aversión hacía el arcade.

Cuentan tambien, que la propía máquina cada cierto tiempo se auto-recargaba con créditos gratis para enganchar a los jugadores que estuviesen por allí cerca en aquel momento, y así captar nuevos adeptos (¿o cobayas?). La gente que ha jugado a Polybius afirma que a medida que avanzabas podías oir ciertas ¿psicofonias? voces que apenas se entendían, y que dejaban mensajes sin ton ni són. Los propietarios de las salas cuentan que era habitual ver merodear a tipos trajeados por las salas, que entrevistaban a los jugadores y que anotaban las puntuaciones en libretas.
Un día, **un chico murió de un ataque de epilepsia debido al juego**, y los mismos tipos que instalaron las máquinas -tipos trajeados de negro – las retirarón en un abrir y cerrar de ojos, y tal es así, que nunca más se supo de Polybius ni de Sinneslosche.

Simpons y Polybius

Los Simpsons tambien hicierón su guiño particular a la máquina. Nótese la leyenda que hay en la placa: ‘Propiedad del gobierno de los Estados Unidos’ … haciendo referencia a una de las conspiranoias que respondian a que **Polybius podía ser un experimento del gobierno para intentar controlar a las masas controlando los estimulos visuales y sonoros**. ¿Lo consiguieron?

Como última cosa, os dejo este video de un *in-game*, de lo poco que se puede encontrar sobre el juego real. Advertencia: Realmente, puede crear dolores de cabeza, y si eres propenso a ataques epilépticos, ve con cuidado!

Y si aún disponeis de valor para más, aquí la ficticia página de Sinnesloschen, donde se puede descargar un remake del juego Polybius. *¿Te atreves?*