Publicidad políticamente correctísima

Es ironía, completamente… lo del título. El eslogan que reza el cartel es un primor; no voy a discutir la elección de la tipografía, ni la composición, ni el hecho de usar el blanco y negro para la foto; creo que está claro de qué trata este cartel. No somos tan inocentes, ni nuestro idioma está exento de soeces expresiones como esa, así que publicistas, chapó por llenar las calles de mierda publicidad no elaborada, directa y facilona. Menos mal que a mí esto de la publicidad, como que mejor de lejos, algo han tenido los publicistas siempre que mira que no…

Hay otros sí, por ejemplo Durex que se ha esforzado durante muuuuchas campañas en explotar tópicos sexuales – que va de condones la cosa, y de otro modo no podía ser -, pero aún así, la sutileza de sus campañas no tiene nada que ver, y quizá esté condicionada por el pequeño bufete de asesoramiento legal con el que cuentan detrás de cada campaña, siendo la temática tan sensible en las políticamente wannabe sociedades de hoy en día.