Efectos «co-naturales» de las lluvias torrenciales

Leo en el siempre interesante blog de Maikel Nai un interesante y peculiar hecho que ha tenido lugar en Sindh, localidad de Pakistan. Hace ahora unos seis meses que se dieron unas fuertes lluvias que pillaron por sorpresa a los habitantes del pueblo, tanto que el volumen de precipitaciones dejó en evidencia las previsiones de los expertos para lluvias en una decada vista. ¡Ahí es nada!

Un tipo de accidente natural de este tipo está claro que deja mella en la población humana, y así fue; se contabilizaron numerosos habitantes perjudicados por el torrente. Pero ahí no queda la cosa. Los animales también se vieron desbordados por tal tormenta, hasta el punto de tener que buscarse la vida para poder sobrevivir. Los protagonistas de esta historia son las arañas, ni más ni menos. Obligadas a abandonar los suelos para no morir ahogadas, tuvieron que refugiarse en las copas de los árboles, y eso que veis en las fotos que acompañan a esta entrada y que tan «chulo» queda no son más que telerañas a mansalva tejidas por los inesperados y nuevos habitantes en las copas del árbol. No es éste el efecto colateral, que a algún fotografo ya le parecerá, el tema es que la población de mosquitos se ha reducido considerablemente al quedar atrapados en estas telarañas, justo después de abandonar su período de gestación a la orilla del rio. Y no acaba aquí tampoco la cadena, que también a más de un turista ya le parecerá bien, sino que al descender el número de mosquitos, la transmisión de la malaria ha sufrido un gran receso, y con ello las muertes infantiles.

 

(Copyr.) Fotos y para [+] Flickr DFID – UK Department for International