¿Por qué los mosquitos «nos zumban» por la noche?

A pesar de lo que alguna mente calenturienta pueda mal interpretar del título de este post, lo único que venga a explicar e intentar aclarar es por qué esos endemoniados insectos, odiados por la mayoría de los mortales, vienen a nuestras cabezas a zumbar y zumbar cerca de nuestras orejas, avisándonos de una de dos cosas, y ninguna de ellas es que quieran contarnos un secreto: una noche larga en vela intentando cazarlos, o una inminente e inevitable picada.

!No cuentes el secreto!

El principal motivo por el cual «las mosquitas» (son las hembras las únicas que nos pican) rondan nuestras cabezas por las noches, es por el dióxido de carbono que dejamos ir cuando expiramos. Son capaces de rastrear la habitación y detectar esas emisiones para localizarnos, y una vez nos han encontrado, esperar pacientemente el momento en el que chuparnos la sangre rica en proteinas que les dará los nutrientes necesarios para poder reproducirse. Si esto no fuera suficiente para molestarnos, también son muy ágiles en detectar otras sustancias químicas como el octenol, que los humanos desprendemos a través del sudor, y que de hecho se usa industrialmente como principio activo para algunos insecticidas. Si a esto le sumamos que en verano prolifera su cría, y que nosotros sudamos más, tenemos una combinación explosiva que hace que algunos se levanten como si tuviesen el sarampión express.

Ahora que ya sabéis algunas de las causas por las que nos zumban por la noche, podéis tomar las pertinentes soluciones: no respirar y/o no sudar. 😉

  • m4rm0t4

    rexona no te abandona!